Nigerian Moi Moi

El Moi Moi es un plato tradicional de Nigeria que mi marido prepara una vez a la semana haciendo honor a sus raíces. Creo que da igual lo lejos que se esté de casa que uno siempre se lleva a cuestas su cocina tradicional. La receta original lleva chicha (pescado entre otros) pero mi Moi Moi siempre lo prepara sólo con alimentos de origen vegetal. No puedo comparar el sabor con el de la receta original pero sí puedo decir que está riquísimo. El ingrediente principal son los black eye peas (alubias de carilla) y el resultado final es un pastel denso y sabroso.

Ingredientes:

  • 350 gr de alubias (puede usarse cualquier tipo)
  • Agua
  • 100ml de tomate frito
  • 2 pimientos picantes
  • 1/2 cebolla grande
  • 1 zanahoria
  • 30 gr de aceite
  • Sal

Poner las alubias a remojo unas 3 horas. Hay que retirarles las piel, para ello una vez han estado en remojo se van poniendo entre las manos y frotando las alubias entre sí, es un proceso un poco laborioso y mi marido nunca me ha sabido decir que pasaría si no se retirase la piel. Una vez están sin piel se van poniendo en la batidora unos tres puñados de alubias cada vez, se les echa agua hasta cubrirlas dos dedos y se baten bien. Una vez están todas hechas un puré fino poner en la batidora el tomate frito, si es casero mejor, los pimientos picantes (esta variedad no la encontramos en ningún otro sitio más que en la tienda de productos nigerianos pero supongo que cualquier pimiento picante valdrá), la cebolla y la zanahoria. Se adereza con dos cucharaditas rasas de sal, se cubre con dos dedos de agua y se bate todo hasta que quede hecho papilla. Unir en un cuenco las alubias batidas con los vegetales, añadir el aceite y mezclar todo bien. Poner aceite en los moldes, si son de silicona no hará falta y llenarlos con la preparación dejando un dedo hasta el borde pues sube un poquito. Meter al horno precalentado durante una hora a 180º. Con estas cantidades salen 15 porciones hechas en moldes para flan y se pueden congelar sin ningún problema. Se suelen acompañar de arroz hervido pero seguro que cualquier cereal le va bien. Buen provecho!!

Publicado en Legumbres, Recetas veganas | Etiquetado , , | 1 Comentario

Mermelada de naranja a la canela

Sin lugar a dudas una de mis mermeladas favoritas, con auténtico sabor a naranja, un color brillante que alegra los fríos días de invierno y un aroma inconfundible que me trae tantos recuerdos: la canela, sí el aroma a canela me produce una agradable sensación de melancolía.

Ingredientes:

  • 2 kilos de naranjas (que cada uno escoja su variedad preferida)
  • 80 gr de agua
  • 1 rama de canela
  • 6 gr de agar agar
  • 3 gr de hojas de stevia seca

Pelar las naranjas retirando la mayor parte de la parte del albedo (parte blanca entre la naranja y la piel). A quien le guste muy amarga rallar la parte naranja de la piel de medio kilo de las naranjas (bien limpitas y de cultivo ecológico). Infusionar las hojas secas de stevia en los 80 gr de agua, colar y reservar. Pasar las naranjas por la batidora de modo que quede picadita pero con trocitos. Poner en un cazo la naranja, la canela en rama y la infusión de stevia a fuego suave durante una hora, cuando falten 10 minutos añadir el agar agar y remover bien. Sacar la canera en rama, poner en los botes y dejar enfriar, en ese momento está muy líquida pero al enfriar espesa. Con esta cantidad salen 3 botes como el de la foto. Al no llevar azúcar no me fío de su conservación así que los guardo siempre en la nevera.

Publicado en Compotas y mermeladas, Recetas veganas | Etiquetado , , , , , | 4 comentarios

Crema de calabacín

En la medida de lo posible siempre consumo productos ecológicos, de temporada y de agricultores de la zona. Cuando hay alguna verdura u hortaliza por la que siento especial predilección como el calabacín, la berenjena, las alcachofas o aquellas que van bien en casi cualquier plato como los guisantes, el tomate o las judías verdes lo que suelo hacer es congelarlos ya sea con un ligero hervor o una vez cocinados. Os explico todo esto para que no os suene tan raro que el calabacín de mi crema llevaba unos meses en el congelador. Es una solución muy práctica siempre y cuando tengas un congelador grande y todo organizadito con nombre del producto y fecha de la congelación. A mi también me va muy bien tener una lista donde apunto todo lo que entra y sale del congelador. Aquí va la foto, que como siempre una imagen vale más que mil palabras.

Ingredientes (para 4 personas):

  • 400 gr de patatas
  • 250 gr de calabacín
  • 125 gr de cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 litro y medio de agua
  • Sal
  • Pimienta blanca molida
  • 40 gr de aceite

Poner a hervir las patatas, el calabacín, la cebolla y los dos dientes de ajo en el litro y medio de agua y salpimentar. Yo lo corto todo a trocitos pequeños para que se haga antes. Una vez las patatas estén blandas, pasar todo por la batidora. Antes de servir echar el aceite por encima. Si reposa queda más espesita y si la tomáis al momento la crema es más clara, eso ya al gusto de cada persona. Buen provecho!!

Publicado en Cremas y sopas, Recetas veganas | Etiquetado , | Deja un comentario

Pastel de limón


El tema del segundo evento de Cocinamos Sin Crueldad es San Valentín y como toque original nos proponen que tenga algo rojo. A mi San Valentín me inspira algo dulce así que con esta premisa ayer me puse manos a la obra y aquí tenéis el resultado.

Ingredientes:

  • 600 ml de leche vegetal (yo usé de avena)
  • 150 ml de zumo natural de limón
  • 2 yogur de soja o 250 gr de tofu blando.
  • 4 gr de stevia (planta seca)
  • 3 gr de agar agar
  • Mermelada de frambuesa

Hacer una infusión con las hojas de stevia y 200ml de leche, dejar reposar unos 5 minutos y filtrar escurriendo bien las hojitas de stevia. Echar en un cazo toda la leche (los 200ml que hemos infusionado (ya filtrada sin las hojitas de stevia) + los 400ml restantes) y el agar agar, remover bien y llevar a la ebullición. Cuando empiece a hervir retirar del fuego y añadir el zumo de limón y los yogures. Remover bien toda la mezcla y verter en un molde desmontable. Dejar reposar en el frigorífico por un día, echar la mermelada de frambuesa (en cuanto vuelva a hacer mermelada prometo poner la receta), desmoldar y a disfrutar se ha dicho. Yo he hecho porciones individuales con forma de corazón pues la ocasión lo merece pero suelo hacerlo en un molde desmontable redondo de 22cm.

Publicado en Postres, Recetas veganas | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Pipette rigate con espinacas

Con lo socorrida que es la pasta, fácil y rápida de preparar, de sabor neutro que combina con cualquier verdura y saciante. Si todo son elogios!! pero recordad tomadla en su forma más sana que es integral y si es ecológica pues mejor que mejor. Me encanta la salsa de espinacas, con ese sabor delicado que les caracteriza y con ese puntillo de ajo que le da un aroma exquisita.

Ingredientes (4 personas):

  • 400 gr de Pipette rigate (o cualquier otro tipo de pasta)
  • 1 manojo de espinacas
  • 40 ml de aceite
  • 2 dientes de ajo
  • 1 guindilla
  • Gomasio

Calentar el aceite y echar los ajos picaditos (yo lo hago con un chafaajos, son rápidos y limpios) y la gindilla entera, rehogar hasta que el ajo esté frito (cuidado  que no se queme), entonces añadir las espinacas enteras y poner sal. Cocinar por 5 minutos a fuego medio, retirar del fuego, sacar la guindilla y pasar por la batidora la salsa. Añadir a la pasta, espolvorear con gomasio y a comer!!

Publicado en Pasta, Recetas veganas | Etiquetado , | Deja un comentario

Cocarroi de coliflor

Si Paquita Tomás (cocinera de IB3) leyera la receta de mis cocarrois no se yo si me quemaría en la hoguera por osar modificar una receta tan centenaria pero es que yo me niego a usar saïm (manteca de cerdo). Y supongo que es el saïm lo que le da ese toque característico a la masa de los cocarrois pero por ahí no paso ¡grasa de cerdo! pero acaso la gente se ha parado a pensar ¡puaj!. Y ya puestos a hacerlos más saludables pues siempre usamos harina integral. Se pueden tomar para merendar, ya sea por la mañana o por la tarde aunque para ser sincera yo también los como para cenar y alguna vez han caído en el desayuno. Hay varios tipos de relleno, yo hoy los he hecho de coliflor pero ya habrá tiempo en futuras recetas de explicaros el resto de rellenos que son todos deliciosos. Como siempre los ingredientes son de cultivo ecológico lo que aparte del valor biológico hace que tengan un sabor auténtico y un aroma intenso.

Ingredientes (para 8 unidades):

  • Harina de trigo integral (la que admita, unos 300 gr)
  • 65 gr de aceite de oliva
  • 140 gr de agua
  • 350 gr de coliflor
  • 2 cebolletas (50 gr, puede sustituirse por cebolla)
  • Pasas
  • Pimentón
  • Pimienta negra
  • Sal
  • stevia (opcional)

Cortar las cebolletas y la coliflor en trocitos, aliñar con la pimienta, abundante pimentón (yo usé dulce pero si os gusta el picante también se puede usar), sal y aceite. En un cuenco verter el aceite y el agua, 3 gr de sal e ir añadiendo harina hasta que quede una masa consistente, que no se pegue a las manos. Dividir la masa en 8 porciones y estirarla finita con el rodillo (finita pero que no se rompa). Antes de estirar la masa poner unas gotitas de aceite en la encimera para que la masa no se quede pegada. Cortar la masa con forma circular (yo utilizo un tazón de 17cm de diámetro), rellenar con 1/8 parte del relleno, añadir 4 pasas y cerrar bien los bordes, rematándolos con forma de cordoncillo. Poner en una bandeja con papel de hornear o con aceite extendido y al horno precalentado unos 45 minutos a 180º. La masa también se suele hacer dulce, el contraste con el relleno salado es fantástico. Si se desea hacer dulce, infusionar 5 gr de hojas secas de stevia en los 140 gr de agua, colar, dejar enfriar el agua y utilizarla para realizar la receta.

Una vez horneados duran 3 o 4 días en un recipiente tapados con un trapo, si quieres se pueden congelar antes de hornearlos.

Publicado en Meriendas, Recetas veganas | Etiquetado , , , | 8 comentarios

Galletas de Inca

No es que no me gusten las Quelytas (nombre comercial con el que se venden), pero ninguna de sus versiones está hecha al 100% con harina integral y mucho menos con productos ecológicos así que una vez a la semana me preparo mis propias galletas de Inca (nombre por el que también se las conocen). Las consumo a media tarde o a media mañana o trampadas para cenar. Son tan socorridas que no conozco a ningún mallorquín que al salir de viaje no se lleve un par de paquetes en la maleta. Para tramparlas se parten por la mitad, se les echa aceite, se refriega tomate y se echa gomasio (o sal) al gusto. Me encantan untadas con guacamole, hummus o cualquier paté vegetal. ¡Me está entrando hambre tan sólo con pensarlo!

Galletas de Inca, Quelys, Quelytas

Ingredientes:

  • 500 grs de harina integral
  • 220 grs de agua
  • 150 grs de aceite de oliva
  • 30 grs de semillas de sésamo
  • 1 cubo de levadura fresca
  • 1 cucharadita de sal

Tostar las semillas de sésamo con cuidado de que no se quemen. Fundir la levadura con un poco del agua tibia (de los 220 grs de agua). Mezclar el agua restante con el agua donde habremos disuelto la levadura y el aceite. Incorporar la harina, las semillas de sésamo y la sal. Amasar hasta incorporar bien los ingredientes, hacer una bola y meterla en un cuenco tapado con un trapo para que suba, hasta que doble su volumen. En invierno con el frío le cuesta más subir, yo lo que hago es ponerlo encima de la estufa y en media hora ha doblado su volumen. Una vez la masa haya subido hundir el puño en el centro para desgasificarla, aplanar con un rodillo a la medida de aproximadamente 1/2 centímetro y con un molde cortar las galletas. Meter al horno precalentado, con calor arriba y abajo unos 40 minutos a 170º. La explicación es un poco larga pero todo el proceso se hace en un plis.

Publicado en Galletas, Recetas veganas | Etiquetado , , , | 3 comentarios